domingo, 22 de marzo de 2015

Las primeras "eléctricas" de Pajares (RENFE 6000 y 6100)

Entrada publicada originalmente en marzo de 2015 y revisada y ampliada en marzo de 2017


Hay una antigua imagen ferroviaria que siempre me ha llamado la atención porque me asombra el modo en que plasma la épica del ferrocarril y de los ferroviarios. Es ésta:


Postal de la época editada por la Compañía del Norte

Se trata de una postal editada por la antigua Compañía del Norte, o mejor, la Compañía de los Caminos de Hierro del Norte de España, donde una pequeña locomotora eléctrica, tipo "cocodrilo", plena de potencia -y de presencia-  sale de un túnel y atraviesa un puente metálico en un paisaje nevado. Una representación más de lo que significó -y de algún modo todavía significa- la travesía del legendario Pajares, verdadera epopeya de máquinas, maquinistas y, en su tiempo, fogoneros.

La "cocodrilo" que aparece es la 6103 del Norte, la que luego acabaría siendo la RENFE 261-003. Pertenecía a uno de los dos tipos de locomotoras eléctricas que adquirió esta compañía cuando, a principios de los años 20, se enfrentó con la necesidad perentoria de hacer mucho más fluido el tráfico en Pajares. Era necesario para atender a la fuerte demanda de carbón asturiano que se experimentó en los años 20 del siglo pasado.  Y supongo, aunque eso no se dice en los documentos que he consultado, que, de paso, también para disminuir las penalidades de maquinistas, fogoneros...y viajeros de los trenes arrastrados con tracción vapor. 

Norte emprendió las obras con la necesaria ayuda del Estado. Se decidió por una electrificación a 3000 V en corriente contínua y utilizando ya, por primera vez en España, una estructura tipo catenaria. Era la propuesta de la compañía norteamericana General Electric que tenía en su haber el éxito de una electrificación similar en un complicado y duro trayecto en las Montañas Rocosas. 

El pedido de las doce locomotoras que se estimaron necesarias se dividió entre dos grupos de empresas al tener en cuenta las leyes de protección de la industria nacional. El primer grupo constituyó la serie 6001-6006 y fueron fabricadas en Estados Unidos por ALCo en la parte mecánica y la propia General Electric en la eléctrica. Entraron en servicio en 1923. 


La 6003 (Foto: Álbum Parque Motor RENFE)

Las otras seis constituyeron la serie 6101-6106. Fueron fabricadas en su parte eléctrica por Westhinghouse y Baldwin y en su parte mecánica por la Sociedad Española de Construcción Naval (SECN) de Bilbao. Entraron en servicio en 1924.


Imagen de fábrica de una 6100. El color original de la caja era blanco y parece ser que se las conocía como "palomas". Tras integrarse en RENFE recibieron la librea verde con banda amarilla
Tanto las 6000 como las 6100 (las "100", como creo que también llamaban a éstas últimas los ferroviarios asturianos) eran locomotoras de dos bogies con tres ejes cada uno, con una potencia parecida -unos 1500 CV- , un esfuerzo de tracción de unos 9600 kg y una velocidad máxima de 55-60 km/h, si bien había diferencias en la tecnología de tracción y de frenado. Como curiosidad cabe decir que el funcionamiento de elevación y abatimiento del pantógrafo era distinto, y mientras las 6000 lo hacían mediante aire comprimido, en las 6100 el mecanismo de elevación era un muelle y en la posición de abatimiento se sujetaba al pantógrafo mediante un pestillo. Ello dio lugar a accidentes, alguno de ellos, mortal, al soltarse este pestillo involuntariamente y entrar la locomotora en tensión.




La entonces Norte 6006 participó en la ceremonia de inauguración de la electrificación de Pajares (foto: colección Miquel Palou) 

La 6005 a la espera de tomar servicio. Año 1924 (Foto: NORTE /a través de Forotrenes)
Doble tracción de "seismiles"(Foto de autor desconocido/A través de Forotrenes)

La Norte 6106 (foto: autor desconocido)
Una 6100, todavía con la librea original blanca, en pleno descenso de Pajares con un mixto (Foto: Colección Chema Martinez)
Una 6100 saliendo de un túnel y a punto de cruzar un puente. De algún modo recuerda a la postal con la que abría esta entrada (Foto: Revista de Fomento)


La 6102 a la cabeza de un tren de viajeros (Autor desconocido/A través de Forotrenes)


Las 6000 y 6100 fueron las "reinas" de Pajares hasta que a mediados de los 50 empezaron a ser destronadas por las inglesas 7700



La 6106 en Oviedo. Al fondo aparece ya una 7700 (foto: Juan B. Cabrera a través de Juanjo Olaizola)


Durante muchos años, las "seismiles" convivieron con las "siete mil setencientas"ocupándose cada serie de tráficos muy diferenciados (foto: C.A.P.)

Es de destacar que en 50 años no se perdió ninguna de estas locomotoras y que, a medida que iban abandonando Pajares siguieron sirviendo en otras líneas al tiempo que comenzaba su desguace. De Ujo pasaron al depósito de Oviedo sirviendo desde allí a distintos ramales ferroviarios. Las 6000 no salieron nunca de Asturias, salvo un traslado de la 6001 a Barcelona para hacer, junto con dos 6100, pruebas en trenes de renovación de vía. 



Una "seismil" en Asturias (foto: autor desconocido)

Por lo que respecta a las 6100, las 6104 y 6105 fueron enviadas al depósito de Santander:



Las 6105 y 6104 en Santander en agosto de 1970 (foto: Ibañez)


La 6105 en Barruelo de Santullán (supongo que con un tren hacia la cercana estación de Quintanilla de las Torres y dependiendo ya del depósito de Santander) (Foto: F. Llauradó)

 y las 6101 y 6102 al de Barcelona-Vilanova donde recibieron el color de las Alsthom 7600 y trabajaron en trenes de renovación de vía entre Barcelona y Manresa:



Las 6101 y 6102 en Barcelona-Vilanova, ya con la librea "verde Alsthom" en 1970 (foto: Jaume Fernández)

Años después la 6101, por alguna razón que no conozco, acabó en el depósito de Alcázar de San Juan:



La 6101 en el depósito de Alcázar de San Juan (foto: Gustavo Reder/ a través del CEHFE)

 En 1987 fue rescatada para el Museo Nacional Ferroviario tras pasar por los talleres generales de Atocha. Por su parte, la 6102, parece ser que estuvo un tiempo en la Escuela de Aprendices de Vilagarcía de Arousa pintada en color rojo. De allí pasó  a ser custodiada por la Asociación Zaragozana de Amigos del Ferrocarril (AZAFT).



La 6106 apartada en San Juan de Nieva en septiembre de 1984 (foto: postal EUROFER/a través de Forotrenes)
Aunque no conozco fechas exactas, parece que a la baja de todas las no preservadas se fue produciendo de forma progresiva, de modo que a finales de los años 70 ninguna de ellas estaba en servicio. En el magnífico blog Objetivo Pajares se cuenta esta interesante historia que por su curiosidad transcribo directamente en relación con la preservación de alguna 6000:


Hacia 1977 las locomotoras en servicio eran la 6004 y la 6005. Una de ellas fue entonces elegida para formar parte del futuro museo nacional del ferrocarril, en aquel momento en proceso de recopilación de material. La locomotora elegida fue la 6005 y así figuraba en la documentación para el momento en el que fuera retirada del servicio. Al parecer, el resto de locomotora fueron vendidas a un chatarrero, la 6004 y las ya apartadas (Al menos la 6006 y otra que no conocemos). Sin embargo, llegó el momento en el que se cumplió la fecha en la que la venta se realizaba efectiva y Renfe no tenía locomotoras en Asturias para poder utilizarlas en la línea de Trubia, por lo que para salir del apuro se dice que le debió alquilar al propio chatarrero una de las locomotoras para seguir prestando el servicio y retrasar la entrega. Entre tanto, la locomotora en servicio, la 6004 se averió y como la importancia de la misma no justificaba la reparación dada la coyuntura, se tomó la 6005 destinada al museo para prestar servicio, y para no deshacer los “papeles”, se sustituyeron las placas de una por las otra. A partir de ese momento la locomotora en servicio durante al menos un tiempo fue la 6005 con las placas de la 6004 y finalmente desguazada, y la locomotora destinada al museo fue la 6004 con las placas de la 6005. 


La comparación de las fotografías de la 6005 en sus últimos años de servicio con la locomotora preservada destaca la ausencia de diferentes placas en su lateral; mientras que la 6005 original contaba con la placa de fábrica de General Electric y ya no llevaba la placa de SICE,la que se encuentra en el museo tiene solamente la placa de SICE; el otro lateral es más esclarecedor, y es el que se encuentra oculto al visitante de la exposición permanente del museo, que cuenta con varias abolladuras y una entalla en la caja de la locomotora desde la mitad de la misma hasta la puerta de la cabina, característica de la 6004 en servicio en sus últimos tiempos en Asturias. 



Por tanto, en el Museo de Delicias la que se encuentra es la 6004 con las placas de la 6005


La 6005 -que es la 6004- en el Museo de Delicias (Foto: Yago López Carvajal)
Por lo que respecta a las 6100, tenemos la gran suerte de que nos queden dos ejemplares, las 6101 y la 6102. La primera se encuentra en Delicias junto a la 6004:


La 6101 en el Museo de Delicias (Foto: Yago López Carvajal)
 mientras que la 6102 sigue preservada aunque en bastante regular estado por la  AZAFT:


La 6102 en Casetas, junto a Zaragoza (Foto: Jorge del Valle/Listadotren)
Otra imagen de la 6102 en Casetas (Zubiético/ Forotrenes)
En la situación que muestran estas imágenes fue la que yo pude ver a principios de 2015. No sé si dos años después la situación ha cambiado. Ojalá la AZAFT tenga posibilidades o ayuda para reacondicionarla al menos estéticamente.

Y no sé si sería mucho soñar -supongo que sí- si en el contexto de la muy interesante  iniciativa Plataforma para la preservación del puerto ferroviario de Pajares, pudiéramos ver a alguna de estas locomotoras circulando por algún sector del puerto. ¡Qué magnífico homenaje sería para aquellos ferroviarios y aquellas máquinas!




"Doble" de 6000 y 6100 con un tren de viajeros (Foto: Colección Chema Martinez)

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA:

Anónimo (1984): Las 6000 de NORTE. CARRIL, nº 8.

Álvarez, M. (1998): NORTE: 6001/6. Locomotoras 14. MAF editor. Barcelona.

Álvarez, M. (1999): NORTE: 6101/6. Locomotoras 15. MAF editor. Barcelona.

Blog: Objetivo Pajares de José Luis Fernández