domingo, 10 de mayo de 2015

Historias del vapor (XIV): Una alemana en cabeza del Surexpreso (RENFE 120-2131/2132)

A finales del siglo XIX, Portugal se planteaba su salida más corta por ferrocarril hacia Francia y el resto de Europa y mantenía para ello contactos con el gobierno español. La idea era enlazar en Medina del Campo con la línea "imperial" Madrid-Irún. Estaba clara la conexión, ya establecida, Medina-Salamanca, pero desde allí podían darse varias alternativas y un punto no desdeñable en el debate de las opciones era la rivalidad entre Lisboa y Oporto. Al final se establecieron dos líneas: una de Salamanca a Fuentes de Oñoro y otra que derivaría de aquella en la estación de Fuente de San Esteban para bajar por La Fregeneda hasta Barca d´Alba, ya en la frontera portuguesa. El tramo de descenso en sus últimos 16 km hacia el río Águeda, era realmente vertiginoso, muy complejo desde el punto de vista ingenieril y, desgraciadamente, muy costoso en vidas humanas para su construcción. Todo ello queda perfectamente plasmado en la dura pero excelente novela de Luciano G. Egido Los túneles del Paraíso.

Para construir y explotar estas líneas se constituyó en 1882 la Compañía del Ferrocarril de Salamanca a la frontera portuguesa (SFP). El tramo entre Salamanca y Fuentes de Oñoro fue inaugurado en 1885 y el de la Fregeneda en 1886. Los encargos de locomotoras y otro material móvil fueron distintos para cada ramal dadas sus características. Así, para el de Fuentes de Oñoro se hizo un pedido de trece locomotoras tipo 1-2-0 a la factoría alemana Schlingen. Tenían distribución interna Stephenson, un timbre de 9 kg/cm2, una potencia de 650 CV y un importante esfuerzo tractor de 5311 kg, debido al relativo pequeño diámetro de sus ruedas motoras, probablemente el más bajo de las de este tipo en España.


Foto de fábrica de una locomotora de la serie 3 al 15 del SFP (Foto: Schlingen)


Estas locomotoras fueron numeradas del 3 al 15 en el SFP y empezaron  sus servicios en 1885 asigandas siempre entre Salamanca y Fuentes de Oñoro, ya que la dureza de la línea de La Fregeneda obligaba a utilizar tipos 0-3-0 y 0-4-0. Dado que unos años después, en 1895, el Surexpreso París-Hendaya-Madrid-Lisboa, pasó a desdoblarse en dos ramas, de modo que una de ellas desde Medina se dirigía a Lisboa por Salamanca-Fuentes de Oñoro, las locomotoras 3 -15 tuvieron el honor de remolcarlo en este recorrido. Todavía lo hacían en la época de los veinte dado que hasta esas fechas, la composición de este tren era bastante reducida y su tracción no las daba problemas teniendo en cuenta además que la velocidad comercial establecida era bastante modesta. 

Cuando la SFP se integró en la Compañía del Oeste en 1928, las 3-15 recibieron las matrículas 73 al 85. Durante los años 30 siguieron en la misma línea ocupándose tanto de trenes de viajeros como de mercancías. A RENFE pasaron ya sólo dos de ellas: la 77 y la 81 (antiguas 7 y 11) e integraron la corta serie 120-2131/2132. 


La 120-2131 en Salamanca en 1954 (Foto: Wyrsch)


La 2131 en Ávila en 1956 (Foto: L. G. Marshall)


Todavía en 1954 se encontraban ambas en Salamanca si bien la 2132 fue desguazada el año siguiente. La 2131 estuvo luego curiosamente en Mora la Nova y después en la estación de Ávila. En alguna documentación se afirma que su destino final fue Alcañíz, pero no acabo de tener muy claro sus distintas localizaciones desde los comienzos de los 60 hasta 1972 cuando la vuelvo a localizar


La 120-2131 en Vilanova en 1972 (Foto: J. Ferrate)
En cualquier caso tuvo suerte: fue seleccionada para su conservación y hoy todavía podemos verla en la sede del Museo Nacional Ferroviario de Vilanova.


La 120-2131 en su ubicación definitiva en Vilanova (Foto: autor desconocido)



Vista del tender de la 2131. Vilanova. (Foto: G. González Martin)
Y como no podremos ya verla en funcionamiento ahí queda como recuerdo y homenaje esta antigua foto encontrada en un blog sobre Fuentes de Oñoro en la que una de estas locomotoras remolca garbosamente un tren hacia la frontera de Portugal:


(Foto: Pazos)