domingo, 28 de agosto de 2016

Historias del vapor (XLI): Sarita (RENFE 030-0201)

Sarita, diminutivo de su verdadero nombre "Sar", era el apelativo cariñoso con el que conocían a esta pequeña locomotora los ferroviarios del antiguo ferrocarril  de Santiago al puerto de Carril -el llamado Compostelano- y después los de las compañías del Madrid-Zamora-Orense-Vigo (M.Z.O.V.) y del Oeste. Después, y gracias a que se salvó de un desguace seguro por la llegada de la Guerra Civil, pudimos conocerla también muchos aficionados españoles por su estancia durante unos años en el Museo del Ferrocarril en Madrid.

Sarita nación en Leeds en 1880. Fue fabricada por la compañía Hunslet para el ferrocarril portugués de la Beira Alta y en concreto para las obras del tramo entre Pampilhosa y Figueira da Foz. Era una pequeña locomotora 0-3-0 con tanque en albarda, un timbre de 8 kg/cm2 y unas ruedas motoras de algo menos de un metro de diámetro. Su potencia era de 211 CV y su esfuerzo de tracción de 2409 kgs.

En 1886, bien fuera por la finalización de las obras o por alguna otra razón, el gerente de la compañía portuguesa ofreció la locomotora a John Trulock, promotor de la West Galicia Railway (denominación que adquirió en 1895 la Compañía del ferrocarril de Santiago a Carril) con el que mantenía una buena amistad. Toda la información sobre este punto es algo confusa y no se sabe a ciencia cierta si la propiedad correspondía a la compañía o al propio Trulock. Lo que parece más seguro es que fue un regalo como agradecimiento por la ayuda prestada por éste al ferrocarril portugués. Sí está claro que recibió el nombre de Sar al ser éste el río junto al cual discurre buena parte del recorrido de la línea en la que trabajó y también que Trulock la utilizaba en sus visitas por la línea; de hecho se la conocía como "la máquina do xerente". En este punto resulta sintomático que, en los documentos oficiales de la Compañía, la locomotora no aparece y tampoco consta que recibiera numeración. Por otra parte, cuando la West Galicia se integró en la MZOV en 1927 tampoco consta en los documentos oficiales. Y, cuando a su vez, ésta se integra en la Compañía del Oeste, tampoco aparece Sarita en ningún documento. Lo que, en cualquier caso, si parece cierto es que desde la muerte de Trulock en 1919, la locomotora estuvo asignada al servicio de maniobras en el puerto de Carril y que posiblemente fuera vendida de forma directa al Oeste -que la dio el número 191- en 1931.


La Sar fue numerada en el Oeste como 191 (Foto: Álbum motor RENFE) 

En este puerto de Carril, Sarita desarrolló múltiples tareas tanto en maniobras, como ya queda dicho, y también como máquina herramienta de los talleres. Raramente salía a la línea salvo por incidencias. La más común ocurría cuando el tren que hacía el recorrido Vilagarcía-Santiago, conducido normalmente por un mítico maquinista llamado Varela, no podía coronar una rampa cerca de Vilagarcia al estar los raíles mojados. Tras los tres toques convenidos de silbato Sarita salía a empujar por cola para que el tren pudiera coronar la rampa. Esta situación daba lugar a múltiples chascarrillos y anécdotas y, sobre todo, a que Sarita estuviera perfectamente integrada en aquella sociedad.

Pero, aún así, la locomotora estaba en 1935 condenada al desguace junto con otras 23 máquinas pero el comienzo de las revueltas previas al inicio de la Guerra hizo que se suspendiera la subasta que estaba prevista para el 15 de julio de 1936. Es de suponer que  la locomotora sobrevivió a la Guerra en Carril y después fue reparada e integrada en RENFE debido a la gran escasez de locomotoras. 



La Sarita, probablemente en Vigo (Foto: archivo La Voz de Galicia)
Ya con su matrícula definitiva de 030-0201 trabajó en los talleres de Vigo y participó en la Exposición del Centenario de los Ferrocarriles Españoles en Barcelona junto con la también famosa 01 de Andaluces


En el puerto de Vigo. Era el año 1952 (Foto: Reder)


En tiempo y lugar indeterminado, probablemente Vigo (Foto: Colección Fernández Sanz)

Luego, en 1968, se trasladó a la antigua sede del Museo del Ferrocarril de Madrid, donde pude conocerla para pasar a la nueva sede de Delicias cuando fue inaugurada.


Sarita en el Museo de Delicias donde estuvo unos diez o doce años (Foto: autor desconocido)
En Delicias permaneció hasta en que, en 1990, fue cedida por la Fundación de los Ferrocarriles Españoles (FFE) a la Fundación "Camilo José Cela" en Iria Flavia. Era un gran deseo de este escritor, nieto de Trulock y miembro del Consejo de la FFE, que Sarita estuviera en la tierra en la que durante tantos años trabajó y tanto se la recuerda. No obstante fue una decisión no exenta de polémica por distintas razones. 


Sarita en la fundación Camilo José Cela, en Iria Flavia (Foto: Faro de Vigo)
Con el paso del tiempo parece que la situación de la locomotora, expuesta a la intemperie, ha ido deteriorándose. De este modo, a finales de 2012, se solicitó su traslado al Museo del Ferrocarril de Vilagarcía de Arousa sin que cuando escribo estas líneas sepa si ha habido alguna novedad en este sentido. Lo único que he podido encontrar a este respecto es una imagen de Google Maps de julio de 2015 donde la que debe ser la "Sar" aparece cubierta por una lona azul.

(Imagen tomada de Google Maps)

Esperemos que la situación de Sarita se clarifique y siga toda flamante durante muchos años en su tierra gallega y que, quizás, algún día, la podamos ver circulando por sus vías.





BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA

Fernández Sanz, F: Locomotoras de la Compañía del Oeste. Historia de la tracción vapor en España. Tomo IV

Página web de Patrimonio Vilagarcía 

3 comentarios:

  1. Que curiosa,y realmente bonita y encantadora esta pequeña locomotora (desconocia su existencia),y de singular historia,llena de pequeñas anecdotas que consiguieron "popularizarla",al menos,al nivel del ambito en el que prestaba servicio.Impagable tambien la anecdota de los 3 toques de silbato para requerir su ayuda empujando por cola en la zona de Vilagarcia.Tristemente como es tan habitual en todo el material a la espera despues de sus "idas y venidas"de ubicacion,permanece a la intemperie cubierta por ese toldo,ni que decir tiene que se resuelva favorablemente la situacion y que acorte cuanto antes ese estado a la espera,seria tambien verdadera lastima que se echara a perder irremediablemente esa preciosa maquina

    ResponderEliminar
  2. Me alegra encontrar información sobre esta mítica locomotora.
    De pequeño me regalaron un libro titulado Laurita del autor Sudo Cubierto, en el que de un modo más o menos fantasioso cuenta la historia de la Sarita. Algunos eventos coinciden como que trabajó arrastrando piedras en el puerto y que ayudaba en maniobras tras la muerte de Trulock (en el libro míster Con). Lo que el libro dice (lo cual no tiene por que ser verdad) es que fue fabricada para remolcar el tren del rey de Portugal pero que al llegar al puerto se cayó de la grúa y tuvo que ser limitada a 30 km/h por lo que la pusieron de maniobras.
    El libro finalmente cuenta que ayudó a sacar un automotor (según las ilustraciones puede ser un Renault) que se quedó atascado en un túnel. En la extracción explotó la caldera y fue jubilada en un pedestal.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por estas jugosas "informaciones"...que no me extrañaría que estuvieran cercanas a la verdad. Trataré de investigar algo más sobre ellas.
    Un saludo cordial.

    ResponderEliminar